Dream Theater en Chile : Chaos in Motion World Tour 2008

Actualización: Nuevo artículo con comentarios del concierto.


Este sábado 1 de marzo se presenta nuevamente Dream Theater en Chile. Acabo de ir a comprar la entrada y “lo malo” es que cambiaron el lugar, ya no será la Pista Atlética como el 2005, sino que será en Arena Santiago que se ve mas chico, “lo bueno” es que si es mas chico el lugar, todos veremos mejor.

El recital del 2005 fue el más grande que ha hecho Dream Theater en toda su carrera actuando como número principal. No hay cifras oficiales pero se habla de más de 20.000 personas en esa oportunidad. Yo no tenía idea que habiamos batido records como audiencia, de otra forma hubiera sido buen tema de conversación cuando me encontré con Petrucci y Portnoy el año pasado.

Chaos in Motion World Tour es la gira de su último disco Systematic Chaos, a mi no me gustó cuando lo escuché la primera vez como me pasó con Octavarium o Scenes from a Memory, este disco tiene una linea más metalera similar al Train of Thought que tampoco lo conseguí digerir a primeras. Lo he estado escuchando harto para familiarizarme con el y le voy agarrando el gustito, pero no me llena completamente. Si el show dura 3 horas como el año pasado y tocaran el Systematic Chaos entero, al menos nos quedarían otras dos horas para disfrutar de su material anterior, ese tiempo equivale a más de lo que dura un concierto de un artista cualquiera, no nos podemos quejar y creo en que saldremos tan alucinados como el 2005.

Afiche de Dream Theater a página completa en prensa local
Afiche de Dream Theater a página completa en prensa local

Y sigue la guerra de los formatos (OOXML vs ODF)

Independiente de la polémica sobre cómo se está llevando el proceso para decidir el voto de Chile sobre OOXML en la ISO, es interesante ver cómo se esta llevando a cabo la lucha por ser “el estándar” de los formatos de documentos.

Para argumentar mi posición acerca de la imprecisa publicación en FayerWayer acerca del proceso, investigué sobre los aspectos técnicos y no técnicos de OOXML y descubrí varias cosas que desconocía. Me llamó la atención como Microsoft se ha preocupado de dejar a todos tranquilos acerca del uso de las patentes que podrían ser violadas al implementar OOXML. Básicamente y en forma muy resumida, hay una indicación que ya fue aceptada por ISO respecto a las condiciones de uso de OOXML en donde se se compromete a no demandar ni cobrar royalties en base a esas patentes.

Leyendo el blog de Miguel de Icaza, me entero de que Brian Jones, hombre tras los formatos XML de Microsoft Office, anuncia que han dado un paso mas allá para darle mas puntos a OOXML, y de paso me entero de otros antecedentes que no conocía respecto a los formatos binarios de Microsoft Office (.doc, .ppt, .xls), lo que cambia mi opinión respecto a la que tenía cuando publiqué el articulo sobre Massachusetts, OpenDocument y Microsoft el año 2005, cuando esta guerra recién comenzaba.

El formato binario de las principales herramientas de Microsoft Office está disponible desde el 2006 mediante un mecanismo formal, en donde también hay garantías sobre no demandar ni aplicar royalties en caso de implementación. Sin embargo, durante el proceso que se esta realizando para OOXML (DIS 29500) se levantó la inquietud sobre estos formatos, y hoy Microsoft ha anunciado que estos formatos estarán disponibles para libre descarga desde la web de Microsoft bajo la Open Specification Promise a partir del 15 de febrero del 2008.

No contentos con eso y considerando la inquietud de la industria acerca de la conversión de documentos desde estos formatos binarios a OOXML, Microsoft anuncia que iniciará un proyecto Open Source en SourceForge para crear un conversor de documentos binarios de MS Office a OOXML indicando que de la misma forma ya existen herramientas para convertir documentos binarios a ODF.

Creo que esta noticia marca el inicio del fin de los formatos binarios de Microsoft Office que por tanto tiempo ha mantenido a los usuarios amarrados a esta herramienta.

Ahora solo falta por ver, que tan buenos quedan estos conversores 😉

El polémico Acuerdo Marco entre Microsoft y el Gobierno de Chile

Hace un par de dias se produjo una gran revuelta cuando se dio a conocer el Acuerdo Marco de Colaboración Microsoft – Gobierno de Chile. Hubo mucho ruido, bombas lacrimógenas y barricadas virtuales, creo que muchos reaccionaron con la cabeza caliente, sobre todo en FayerWayer, uno de los blogs de tecnología mas influyentes, pero no siempre el más preciso.

No quise escribir nada sin tener más o menos claro de que se trataba todo este asunto, y confieso que aun no lo tengo completamente claro, pero al menos ya no siento el disgusto y decepción inicial.

Como bien dice JCI, un Acuerdo Marco no es un contrato, a pesar de que esta escrito como tal. Un Acuerdo Marco es una iniciativa en donde se declaran intenciones que pueden dar origen posteriormente a acciones reales, es decir, son sólo palabras y no hechos. No es la primera vez que Microsoft tiene acuerdos con el Gobierno, ni tampoco son los únicos, hace unos años atrás por ejemplo RedHat también hizo un acuerdo con el Gobierno. Creo que los aspectos que hacen la diferencia son el “amor” que tienen hacia Microsoft la gente que sabe de tecnología (o cree saberlo), y el momento en que este acuerdo se produce. Hemos visto como últimamente en varios países se ha tratado de impulsar la llamada “neutralidad tecnológica” a través de uso de estándares que permitan acceder a la información en forma independiente de implementaciones particulares (ver caso ODF vs OpenXML) y como Microsoft ha luchado por no perder su dominio, lo que se conoce como “vendor lock-in”, es decir, amarrado a un proveedor, en este caso Microsoft. Es sabido que una de las estrategias de Microsoft para extenderse y prevalecer es que cada vez que pueden te hacen depender de su tecnología, o como dicen : “hacer que nos necesiten”.

Pero si uno lee el acuerdo, no hay indicaciones acerca de definiciones de protocolos, estándares o formatos de documento a utilizar. Lo que se lee en el acuerdo es la intención de Microsoft de ayudar al gobierno a inyectar mas tecnología en el ámbito público y por otra parte la intención del Gobierno de aceptar esta ayuda de Microsoft, las deducciones maquiavélicas que se puedan hacer del texto son sólamente suposiciones de cosas en que nadie tiene certeza, muchas de ellas escritas detrás de las trincheras haciendo que la comunidad simpatizante el software libre nos veamos como extremistas (zealots). De todo lo que he leido, el articulo que me parece más decente es el de JCI : Stop being a fanboy! (o deja de ser un fan, en castellano), y se acerca bastante a mi opinión sobre el asunto, si es que se llega a concretar.

Pensemos un poco mas, se puede llevar a cabo algo similar a lo que aparece en el Acuerdo usando tecnologías no-Microsoft? Hay alguna empresa en Chile que pueda asumir el mismo desafió? Personalmente creo que no. En Chile recién se están estableciendo empresas que puedan satisfacer la demanda de servicios básicos de soporte de plataformas libres, se sabe también que falta mano de obra realmente capacitada en Linux y su ecosistema, muchos de ellos aun son estudiantes y llegará el momento en que se alcance la masa critica en el mercado laboral, pero sinceramente creo que aun no estamos ahí.

Juego de disfraces

Lo que si me tiene molesto aun, es como algunas organizaciones actúan como disfraces de “poderes ocultos”. La semana pasada se publicó un Proyecto de Acuerdo de la cámara de diputados en donde se pide al Ejecutivo la “implementación del sistema de software libre”. El texto es bastante inocente y se nota que no se conoce realmente del tema, ademas que se trata solo de un Proyecto de Acuerdo, a diferencia del Acuerdo de Microsoft que es un acuerdo ya firmado por el Ministerio de Economía.

Inmediatamente aparecieron notas de prensa en donde se ponia el grito en el cielo por este Proyecto de Acuerdo, que es insignificante al lado del Acuerdo de Microsoft, sin embargo cuando se publica el Acuerdo de Microsoft, se quedan calladitos y no dicen ni pio.

Es más. Uno que frecuentemente lee artículos extranjeros cuando se han realizado iniciativas pro-software libre y aparece Microsoft defendiendo su “vendor lock-in”, reconoce inmediatamente en la redacción el torcido uso de términos como la Propiedad Intelectual y el fantasma de la destrucción de la economía tal y como la conocemos.

Vean ustedes mismos las semejanzas entre esta nota publicada en Venezuela, y esta nota publicada en Chile.